Nuevo golpe para el imperialismo estadounidense, Bolivia reelige a Evo Morales

Evo Morales photoEl presidente Boliviano, Evo Morales, cuyo gobierno ha gestionado la mejora de los niveles de vida y una reducción dramática de la pobreza, ha sido reelegido. Este es otro golpe más para la campaña en curso de Estados Unidos para deshacerse de los gobiernos de centro izquierda en América Latina y instiga a los oponentes que apoyan las politicas de austeridad.

La derecha golpea a pesar de que “no hay evidencia” de irregularidades

Con alrededor del 99% del voto final contado en las elecciones presidenciales, Morales había asegurado casi el 47%, derrotando a su rival más cercano, Carlos Mesa, en más del 10% y, por lo tanto, logrando una victoria de primera ronda. Mesa es un ex presidente neoliberal con estrechos vínculos con los Estados Unidos. Tanto Mesa como los Estados Unidos han declarado que no reconocerán el resultado.

Estados Unidos no perdió tiempo en intentar deslegitimar las elecciones junto a los principales medios de comunicación occidentales. La Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, emitió una declaración ya que el recuento todavía estaba sucediendo, expresando “preocupación” por el “dificil de explicar el cambio en la tendencia de los resultados preliminares después del cierre de las encuestas”. En realidad, esto se explica fácilmente por el hecho de que las áreas rurales, donde hay mayores niveles de apoyo para Morales, tardan más en informar sus resultados. Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación Económica y Política, condenó la declaración de la OEA por no tener “absolutamente ninguna evidencia, ni estadísticas, números ni hechos de ningún tipo”.

Esta interferencia flagrante pretendía socavar una elección democrática que numerosos observadores internacionales han examinado y alabado.

Mientras tanto, los grupos de oposición de derecha respaldados por Estados Unidos en Bolivia han organizado protestas violentas, que incluyen la quema de oficinas electorales, en un intento coordinado de descarrilar el proceso democrático. Morales denunció esta campaña de desestabilización como un complot golpista con apoyo internacional. Estados Unidos había respaldado previamente el intento de golpe de estado de “media luna” de 2008-09 y proporcionó fondos a los grupos de oposición involucrados.

La transformación económica y social de Bolivia

Cuando Evo Morales fue elegido presidente por primera vez en 2006, se comprometió a poner fin al neoliberalismo, que había mantenido a Bolivia encerrado en el subdesarrollo y el estancamiento económico. Y sus políticas económicas han dado paso a una transformación nacional. De 2006 a 2017, por ejemplo, su gobierno redujo la tasa de pobreza de Bolivia del 48.1% al 24.7%, sacando a millones de personas de la pobreza. Lo logró mediante la construcción de un nuevo modelo de desarrollo que abarca el papel dinámico de la intervención estatal en la economía, y aumentó la proporción del Producto Interno Bruto (PIB) dirigido a la inversión del 14,3% en 2006 al 21,4% en 2015.

Este nuevo modelo económico ha visto crecer la economía de Bolivia en un promedio de 3.2% per cápita entre 2006 y 2018. El año pasado, Bolivia lideró en América Latina con una de las tasas de crecimiento económico más altas de la región, con 4.7%. Este es un crecimiento económico excepcionalmente alto que se mantendrá en el contexto del colapso financiero de 2008 y el colapso de los precios de los productos básicos en 2014, que promovió profundas crisis económicas y una desaceleración económica en otros lugares de América Latina. También contrasta marcadamente con los enfoques de los gobiernos de derecha en Argentina, Brasil y Ecuador, que han acogido la austeridad con consecuencias desastrosas.

El aumento de la inversión estatal que ha impulsado el desarrollo económico de Bolivia y la reducción de la pobreza ha sido posible debido a la nacionalización de sectores estratégicos de la economía y al financiamiento del Banco Central, que se coordina con el gobierno boliviano para la inversión directa. En particular, Evo Morales ha aumentado los recursos disponibles para programas sociales e inversiones al nacionalizar la industria del petróleo y el gas. Durante los primeros ocho años de su administración, “los ingresos del gobierno provenientes de los hidrocarburos aumentaron casi siete veces de $731 millones a $4,95 mil millones”.

Estos ingresos adicionales permiten invertir en industrias sostenibles, como parte del plan de Bolivia para diversificar la economía y reducir la dependencia de las materias primas y las exportaciones de combustibles fósiles. El 1 de octubre de 2019, se presentó el primer automóvil eléctrico fabricado en Bolivia. El país tiene una de las mayores reservas de litio conocidas en el mundo, un componente crucial para la producción de automóviles eléctricos. En lugar de exportar esta materia prima sin procesar, Bolivia está invirtiendo en la creación de empleos industriales y de alta calidad, incluida la construcción de una fábrica estatal para producir baterías para automóviles eléctricos.

Evo Morales también tiene más ambiciones para desarrollar Bolivia, con objetivos para eliminar la pobreza y alcanzar la soberanía alimentaria para el 2025.

La búsqueda de Estados Unidos para revertir el progreso de Bolivia                                                                                                              

Washington, sin embargo, está interviniendo en Bolivia con la esperanza de instalar un gobierno de derecha para privatizar los recursos naturales y las industrias del país. La última vez que Bolivia tuvo un presidente respaldado por Estados Unidos fue en 2005, cuando Carlos Mesa estaba en el gobierno. El neoliberalismo no logró desarrollar la economía de Bolivia, con el PIB per cápita básicamente estancado durante un cuarto de siglo.

Cuando Mesa renunció en 2005, la mitad de la población boliviana languideció en la pobreza y los asuntos económicos de Bolivia fueron dirigidos por los Estados Unidos. Esto se ejemplificó por el hecho de que el controvertido Fondo Monetario Internacional (FMI) tenía sus oficinas dentro del edificio del Banco Central de Bolivia. En su discurso de renuncia, Mesa rechazó la idea de nacionalizar el gas natural de Bolivia como “inviable” porque Estados Unidos y el Banco Mundial “nos lo han dicho”.

Para comprender lo que le sucedería a Bolivia si Estados Unidos retirara a Evo Morales de su cargo e instalara un títere de derecha, solo hay que mirar lo que está sucediendo en Brasil. Desde que Jair Bolsonaro, respaldado por Estados Unidos, se convirtió en presidente brasileño en enero de 2019, ha desatado una ofensiva neoliberal radical, que incluye una privatización agresiva.

La ofensiva estadounidense se intensifica

Las elecciones presidenciales bolivianas de este año se llevaron a cabo en el contexto de la gran ofensiva de Donald Trump contra los gobiernos de centro izquierda en América Latina.

Estados Unidos ha coordinado una campaña que ha intentado culpar a los incendios del Amazonas de Evo Morales en lugar del verdadero culpable, Jair Bolsonaro. Un artículo de The Guardian afirmaba que Evo Morales era un “asesino de la naturaleza“. Los incendios que afectaron el área de Chiquitanía en Bolivia se extinguieron rápidamente después de que Evo Morales movilizó todos los recursos del estado. Posteriormente, Bolivia lanzó una iniciativa para reforestar las áreas afectadas. Mientras tanto, las protestas de la oposición de derecha en Bolivia en el período previo a las elecciones se presentaron en los sitios de redes sociales como movilizaciones contra el historial ambiental de Evo Morales, cuando en realidad exigían más autonomía regional y lideradas por las fuerzas sociales que representan a los agronegocios.

La idea de que Evo Morales no es un líder mundial en la lucha contra el colapso climático es absurda. En 2016, Bolivia gastó más que cualquier otro país del mundo en energías renovables como porcentaje de su PIB. Bolivia también se toma en serio el cumplimiento del compromiso del Acuerdo Climático de París de aumentar “la proporción de energía renovable al 79% para 2030 del 39% en 2010”. Bolivia es una de las naciones menos responsables del caos climático actual y ha pedido que se acuerde un presupuesto global de carbono que distribuya equitativamente el presupuesto de carbono restante del mundo, con un 89% destinado al mundo en desarrollo.

Victoria en Bolivia: es un impulso para los progresistas en América Latina

La ofensiva estadounidense contra Evo Morales ha tenido un impacto, ya que el resultado aún saludable de alrededor del 47% es una caída de las tres elecciones anteriores de Evo Morales, donde ganó con alrededor del 54% en 2005, 64% en 2009 y 61% en 2014.

La última reelección de Evo Morales no es solo una victoria para la izquierda en Bolivia; También es un impulso para todas las fuerzas progresistas en América Latina que luchan por un futuro mejor y contra la interferencia estadounidense. Pero Trump no se rendirá, y es probable que su administración intensifique su intervención contra Evo Morales. Sin embargo, el éxito de la izquierda en Bolivia es otra señal de que 2019 podría ser el año en que las cosas vuelvan a favorecer a la izquierda latinoamericana.

  • Translated by Jose Sagaz. This article was first published in English on The Canary. ‘New blow for US imperialism as Bolivia re-elects Evo Morales’ – Thursday 24 October 2019.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s