América Latina se prepara para la crisis del coronavirus: los países en desarrollo necesitan solidaridad, no sanciones

Covid19 in Latin AmericaEl coronavirus se está propagando rápidamente en varios países de América Latina, lo que supone una amenaza para la vida de millones de personas en todo el continente. En esta situación de vida o muerte, la población de América Latina necesita solidaridad y asistencia para hacer frente a una crisis que ha desbordado los sistemas de salud de algunas de las economías más ricas y avanzadas del mundo.

La respuesta de los gobiernos de América Latina ha variado considerablemente hasta ahora. Los países con un liderazgo de orientación socialista han adoptado estrictas medidas preventivas. Por otra parte, el presidente de ultraderecha del Brasil, Jair Bolsonaro, está siguiendo el enfoque contrario, uniéndose a Donald Trump para restarle importancia a la crisis y no tomar medidas, lo que supone un riesgo de catástrofe y de muertes masivas en un país de 210 millones de personas.

En otros países se ha demostrado lo que se puede lograr cuando se da prioridad a salvar vidas y no a minimizar las pérdidas económicas, lo que en realidad significa beneficios. China ha demostrado en la práctica que un enorme brote de Covid-19 puede ser derrotado en seis semanas si se toman medidas decisivas. El 5 de febrero, los nuevos casos diarios de coronavirus en China alcanzaron un máximo de 3.887 y para el 19 de marzo esta cifra había caído a cero tras una movilización masiva de todo el gobierno y la sociedad de China para aplastar la enfermedad, no para “aplanar la curva”, sino para aplastar el virus contra el suelo. Esto es lo que todos los países de América Latina necesitan lograr.

Sin embargo, los países capitalistas de Occidente no sólo están fracasando en el control de la propagación del coronavirus y en la protección de sus propias poblaciones contra la enfermedad, sino que también, en el caso de los Estados Unidos, están tratando vergonzosamente de utilizar esta crisis para aumentar la presión sobre los regímenes que están tratando de derrocar. Al aumentar las sanciones a Venezuela en este momento crítico, la administración de los EE.UU. revela su carácter bárbaro y criminal al tratar de aumentar el número de muertes innecesarias y exacerbar el sufrimiento humano.

En contraste, la experiencia de vida y muerte que China ha adquirido en la lucha contra el virus se ofrece ahora a 82 países de todo el mundo. Al mismo tiempo, desde la propia América Latina, Cuba también ha respondido a esta crisis internacional enviando brigadas médicas a los países afectados, incluso al país más afectado de Europa, Italia, en un inmenso gesto de humanitarismo de un pequeño país en desarrollo a una de las naciones más ricas del mundo.

A medida que el número de casos de Covid-19 comienza a aumentar drásticamente, la única forma de prevenir la catástrofe en América Latina es que se adopten las medidas preventivas más firmes posibles, que se levanten todas las sanciones de los Estados Unidos y que los niveles más altos posibles de solidaridad internacional ayuden a proporcionar los recursos y los conocimientos técnicos necesarios para derrotar el virus.

La evolución de la crisis del coronavirus en América Latina

El Coronavirus se está extendiendo por toda América Latina, y el número de casos está aumentando en casi todos los países de la región.

El 24 de marzo la Organización Mundial de la Salud informó que había un total de 5.626 casos confirmados del coronavirus en América Latina y el Caribe. De estos 1.728 son casos nuevos registrados en las 24 horas anteriores, lo que indica un aumento del 44% en el número total de casos en ese período. Si este ritmo de aumento continúa, el número de casos en América Latina y el Caribe se duplicará cada pocos días.

En el momento de redactar el presente informe, en cinco países -Chile, Costa Rica, Panamá, Ecuador y Uruguay- la situación ya es peor que en el momento más álgido del brote en China, en relación con la población. La situación en el Brasil se está deteriorando muy rápidamente y está en vías de empeorar mucho más que en el punto álgido del brote en China dentro de unos pocos días.

La comparación de los casos en cifras absolutas en diferentes países oculta el impacto real porque China, el primer país que sufrió el ataque del virus, es mucho más grande que todos los países de América Latina. Por lo tanto, para comprender la verdadera intensidad de la crisis es necesario comparar la situación de los países de América Latina relativamente en proporción a la población de China.

El punto álgido del brote en China fue el 5 de febrero, cuando China registró 3.887 nuevos casos diarios. Si observamos los peores brotes de coronavirus en América Latina hasta el momento, basándonos en los datos de la Organización Mundial de la Salud que utilizan un promedio móvil de 3 días para eliminar el efecto de cualquier cambio puramente a corto plazo, los países más afectados en América Latina son los siguientes:

– Panamá: China es 329 veces más grande que Panamá. Por lo tanto, el número actual de casos nuevos diarios de Panamá equivale a 22.818 casos diarios en relación con la población de China. Esto es 5,8 veces peor que el día pico de China en términos relativos.

– Ecuador: China es 80 veces más grande que Ecuador. Así que el número actual de casos nuevos diarios de Ecuador equivale a 11.339 casos en relación con la población de China. Esto es 2,9 veces peor que el día pico de China en términos relativos.

– Uruguay: China es 399 veces mayor que Uruguay. Así que el número actual de casos nuevos diarios de Uruguay equivale a 9.040 casos en relación con la población de China. Esto es 2,3 veces peor que el día pico de China en términos relativos.

– Chile: China es 72 veces más grande que Chile. Así que el número actual de casos nuevos diarios en Chile equivale a 7.527 casos en relación con la población de China. Esto es 1.9 veces peor que el día pico de China en términos relativos.

– Costa Rica: China es 274 veces más grande que Costa Rica. Así que el número actual de casos nuevos diarios de Costa Rica equivale a 4.113 casos en relación con la población de China. Esto es sólo ligeramente peor que el día pico de China en términos relativos.

En el Brasil, el promedio móvil de tres días muestra actualmente que el país tiene 2.054 casos en proporción a China. Este número está aumentando rápidamente.

El coronavirus también se está extendiendo rápidamente en Perú, Argentina y Colombia.

Esta es una situación crítica de vida o muerte, donde millones de personas podrían morir si el virus no se controla. Se necesitan acciones preventivas decisivas de los gobiernos de América Latina, junto con la asistencia y el apoyo internacional en esta situación tan peligrosa.

La intervención de los Estados Unidos ha debilitado la capacidad de Brasil y Bolivia para luchar contra el coronavirus.

La ofensiva de los Estados Unidos contra la izquierda en América Latina ha dejado al continente más vulnerable a la pandemia de coronavirus. Tanto en Brasil como en Bolivia, los recientes golpes de Estado apoyados por EE.UU. han llevado al poder a líderes que están demostrando ser negligentes y no están preparados para salvar vidas y contener el Covid-19.

La situación a la que se enfrenta Brasil es desgarradora. Como Donald Trump, Jair Bolsonaro ha estado minimizando imprudentemente la amenaza que representa el coronavirus, declarando el 10 de marzo que el virus era una fantasía mediática. Ese mismo día la Organización Mundial de la Salud informó que había más de 113.000 casos confirmados en todo el mundo.

En las dos semanas que siguieron a esos comentarios, hasta el 24 de marzo, el número de casos confirmados en todo el mundo se ha triplicado con creces hasta 372.757, y los casos de Brasil se han disparado, aumentando más de 60 veces de 25 a 1.546 casos.

El hecho de que Brasil tenga un liderazgo de ultraderecha al timón durante esta crisis es una consecuencia directa de la intervención de EE.UU. En Brasil, la elección de Jair Bolsonaro en octubre de 2018 representó una victoria para la política exterior de EE.UU. en América Latina y la consolidación de un golpe suave coordinado por EE.UU. contra el Partido de los Trabajadores (PT) que comenzó con el derrocamiento de la presidenta democráticamente elegida Dilma Rousseff en 2016. Bolsonaro sólo ganó las elecciones presidenciales después de que el candidato de la izquierda que estaba a la cabeza, el candidato del PT Lula da Silva, fuera excluido de las elecciones tras ser encarcelado bajo falsas acusaciones de corrupción en una flagrante maniobra coordinada por el Departamento de Justicia de los EE.UU. en colaboración con el poder judicial de la derecha de Brasil.

Eyes On Latin America habló con Brian Mier, co-editor del sitio web de Brasil Wire, sobre las implicaciones que este golpe suave de EE.UU. ha tenido en comprometer la capacidad de Brasil para responder eficazmente al brote de coronavirus que actualmente se extiende por todo el país:

“Después del golpe de 2016, el Presidente Temer y sus aliados aprobaron una enmienda constitucional que congeló el gasto en salud pública durante 20 años. Luego, Bolsonaro echó a 8.000 médicos cubanos del país por razones ideológicas, dejando las zonas rurales y los barrios pobres de todo el país sin médicos. Bolsonaro también recortó el presupuesto de salud en 250 millones de dólares. Como resultado, Brasil no está preparado para afrontar esta crisis”.

Hasta ahora la respuesta de Bolsonaro al coronavirus ha sido criminal y está arriesgando muertes masivas en Brasil. El domingo 22 de marzo volvió a describir el coronavirus como un “truco” mediático y comparable a una “pequeña gripe”. Bolsonaro no ha tomado ninguna medida seria para combatir la propagación de la enfermedad.

Los gobernadores de varios estados brasileños han tomado cartas en el asunto y han comenzado a implementar “cierres” cerrando centros comerciales, escuelas, edificios públicos y eventos deportivos en Río de Janeiro y Sao Paulo. Bolsonaro ha respondido atacando a los gobernadores por haber tomado esas medidas necesarias, declarando que son “asesinos de empleos” y aplicando tácticas de “tierra quemada” que son económicamente perjudiciales.

Toda la orientación de Bolsonaro es proteger los intereses económicos de los capitalistas, no defender las vidas y los medios de vida del pueblo brasileño. Este enfoque se enfrenta a la resistencia. Se ha visto obligado a dar marcha atrás en un decreto presidencial que habría permitido a los empleadores suspender a los trabajadores durante cuatro meses, lo que habría dejado a millones de personas sin salario o sin capacidad para reclamar el subsidio de desempleo.

Las protestas por las ollas y sartenes han estallado en las principales ciudades brasileñas todas las noches durante la última semana, mientras los que están en cuarentena en sus casas expresan su disgusto por la forma en que Bolsonaro ha manejado la crisis del coronavirus desde sus ventanas y balcones. Una encuesta muestra que el 64% de los brasileños rechazan la forma en que Bolsonaro está manejando la epidemia.

La perspectiva de que el virus se extienda de forma incontrolada en las favelas (barrios marginales), que tienen una infraestructura deficiente, carecen de agua corriente limpia y están superpobladas, está causando una gran preocupación de que una catástrofe humanitaria se cierna sobre Brasil. En este contexto, el hecho de que el Bolsonaro no haya aplicado medidas preventivas para detener la propagación del virus es un error que podría costar cientos de miles de vidas.

Como se señaló en Rio On Watch, las dificultades para contener un brote importante del coronavirus en estos barrios pobres son extremas:

“¿Cómo se esterilizan las manos si el gobierno no garantiza un suministro constante de agua, y si el desinfectante es caro y está poco disponible porque fue acaparado? ¿Cómo se aísla si las casas de los residentes de las favelas albergan con frecuencia a muchas personas en un espacio pequeño, a veces con poca circulación de aire, y con la mayoría de los trabajadores sin la opción de quedarse en casa sin ser despedidos o sin un ingreso garantizado? ¿Cómo se abastece de alimentos cuando los salarios son bajos y los ahorros difíciles de acumular?”

Está claro que Lula da Silva daría una respuesta totalmente diferente a la situación si fuera Presidente en lugar de Bolsonaro. Lula resumió su enfoque del tema muy sucintamente el 20 de marzo cuando dijo: “después de salvar al pueblo, podemos discutir cómo salvar la economía.”

Mientras tanto, en Bolivia la perspectiva de un brote importante del coronavirus está siendo vista como una oportunidad para que la dictadura apoyada por los Estados Unidos consolide su golpe militar contra Evo Morales y el Movimiento al Socialismo (MAS) de noviembre de 2019, según el periodista boliviano Ollie Vargas.

Vargas dice:

“El virus de la coronación representa un enorme problema en Bolivia para el régimen, porque se quedará con una crisis económica que su nuevo modelo económico no podrá absorber. Han estado recortando las prestaciones y el bienestar social justo en un momento en el que la gente va a tener que quedarse en casa. Si planean vender grandes partes de la industria estatal se quedarán sin ingresos para reconstruir la economía.

“Están convirtiendo esto en una oportunidad para ellos mismos al usar la crisis para militarizar grandes partes del país. Ahora pueden suspender las elecciones, pueden tomar todo tipo de medidas mientras la gente está en casa y, por supuesto, el único poder que tiene la izquierda, el MAS, es su capacidad para movilizar a un gran número de personas, sin lo cual el gobierno está en una posición mucho más fuerte para imponer algunas políticas impopulares. En Bolivia el coronavirus es un buen pretexto para incrementar la represión hasta un punto en el que definitivamente se lo pensarían dos veces en circunstancias normales”.

Una de las primeras acciones de la dictadura boliviana después del golpe de noviembre fue expulsar a 700 médicos cubanos del país, lo que ahora deja en peligro a muchas de las comunidades más vulnerables del país.

Venezuela lucha contra el coronavirus ante las sanciones de EE.UU.

Venezuela está luchando contra el coronavirus a pesar de las duras sanciones económicas que EE.UU. ha impuesto al país. El enfoque del gobierno de Venezuela es prevenir la propagación del virus.

El lunes 16 de marzo, con 33 casos confirmados, el gobierno venezolano anunció una “cuarentena colectiva” nacional. Una semana después, el 23 de marzo, con el número de casos en 70, el gobierno venezolano anunció una serie de medidas para garantizar el nivel de vida de la población, incluyendo la suspensión del pago de alquileres e hipotecas durante seis meses y el apoyo estatal a los trabajadores del sector público y privado. Se han prohibido los despidos, desalojos y cortes de servicios públicos como resultado de la cuarentena. Venezuela está llevando a cabo pruebas generalizadas de la población para el Covid-19 después de que China y Rusia hayan enviado responsablemente miles de equipos de prueba. Se están tomando serias medidas preventivas de salud y seguridad en los espacios públicos, por ejemplo, los trabajadores del metro están desinfectando a fondo los vagones en Caracas.

En este momento de emergencia internacional, los EE.UU. están aumentando las sanciones a Venezuela y amenazando con un bloqueo naval contra el país. El presidente de Venezuela, Maduro, ha condenado a los EE.UU. por bloquear los buques que debían estar entregando alimentos y medicinas a Venezuela. La solicitud de Venezuela de un préstamo de emergencia de 5.000 millones de dólares para hacer frente a la emergencia del coronavirus ha sido rechazada por el FMI.

El Centro de Investigación Económica y Política señala que las sanciones económicas de EE.UU. que se han impuesto a Venezuela desde 2017 ya han dado lugar a “un aumento de las enfermedades y causado decenas de miles de muertes en exceso” al causar escasez de medicinas y suministros de alimentos. Seguir imponiendo y reforzando las sanciones durante una emergencia sanitaria mundial con el objetivo de socavar la capacidad del país para hacer frente a la pandemia es nada menos que un crimen contra la humanidad.

La prioridad debe ser salvar vidas

“No estamos a merced de este virus. Que la esperanza sea el antídoto para el miedo. Dejemos que la solidaridad sea el antídoto para la culpa. Que nuestra humanidad compartida sea el antídoto para nuestra amenaza compartida”. – Director General de la Organización Mundial de la Salud.

El coronavirus puede ser derrotado. Las medidas necesarias, como se ha demostrado en la práctica, son: pruebas generalizadas y oportunas, cuarentenas rigurosamente aplicadas, garantizar los ingresos y los suministros médicos y alimentarios a la población en cuarentena, ampliar enormemente la infraestructura sanitaria mediante la creación de hospitales temporales y medidas integrales de salud y seguridad para los trabajadores y el público.

Se necesita solidaridad, asistencia y cooperación en la lucha mundial para combatir el Covid-19. La agresión y las sanciones de los Estados Unidos contra los países que luchan contra los brotes de Covid-19 en América Latina son crímenes contra la humanidad y deben ser combatidos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s