Venezuela Bolivariana se opone a la Nueva Guerra Fría de EE.UU. contra China

Por Francisco Dominguez

En la conferencia de lanzamiento de la campaña internacional No Guerra Fría, en oposición a la agresión de EE.UU. contra China, el 25 de julio de 2020, Carlos Ron, Viceministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, habló junto a muchos oradores internacionales, para explicar por qué Venezuela apoyaba la iniciativa.

Como lo explicó Carlos Ron, históricamente, desde principios del siglo XIX, América Latina ha sido objeto de agresiones de EE.UU. bajo la ‘justificación’ de la Doctrina Monroe y en consecuencia ha sufrido innumerables intervenciones militares de EE.UU. y, en el siglo XX tuvo que soportar “golpes de Estado en Guatemala, Granada, Chile, Brasil, Argentina, República Dominicana, las sangrientas guerras civiles en Colombia, en América Central, El Salvador, Nicaragua, y el criminal bloqueo contra Cuba que aún existe”.

Y la propia Venezuela ha sido blanco de una repulsiva y sistemática guerra híbrida que incluye una feroz guerra propagandística, un gran número de sanciones económicas, amenazas de agresión militar, confiscación de bienes venezolanos en el exterior y el bloqueo de alimentos, medicinas e insumos sanitarios.

Por hacerle frente a la Doctrina Monroe ‘estamos pagando los precios’, en dicho.

Esto contrasta con la relación de Venezuela con China, de la que obtiene recursos, cooperación técnica, médica y económica. Por lo que Carlos Ron “China ha sido un aliado clave para nosotros en esta crisis de Covid-19 en medio de este bloqueo”, pero también “China se convirtió entonces en un socio estratégico para América Latina porque no venía con esa mentalidad de Guerra Fría”.

El Viceministro de Relaciones Exteriores de Venezuela resume acertadamente la realidad y la naturaleza de la relación de América Latina con los Estados Unidos y con China.

* * *

Carlos Ron, Viceprimer Ministro de Venezuela


No a la Guerra Fría contra China – discurso a la conferencia inaugural de la conferencia online de la campaña internacional No Guerra Fría

Bueno, muchas gracias por esta oportunidad y es genial estar con un panel tan grande y ver tantas caras familiares bienvenidas. A nombre del pueblo de Venezuela la Revolución Bolivariana y a nombre del presidente Nicolás Maduro también, saludamos esta conferencia.

Hemos querido participar porque creemos que es muy importante que nos opongamos a este pretexto de una nueva Guerra Fría. Si es que hay una región en el mundo que conoce muy bien los efectos catastróficos de la Guerra Fría, ciertamente es América Latina y el Caribe. Durante gran parte del siglo XX fuimos uno de los principales campos de batalla, en esa guerra. Miles de personas murieron, fueron torturadas, encarceladas, desaparecieron como resultado de las tácticas de la Guerra Fría de Washington mientras que la democracia, la reforma agraria, los derechos humanos, el medio ambiente, los derechos, y todos los otros derechos, fueron sacrificados en nombre de la Guerra Fría y el derecho internacional fue constantemente pisoteado. Tuvimos golpes de Estado en Guatemala, Granada, Chile, Brasil, Argentina, República Dominicana, las sangrientas guerras civiles en Colombia, en América Central, El Salvador, Nicaragua, y el criminal bloqueo contra Cuba que aún existe. Todo esto es el resultado de esa Guerra Fría. Así que tenemos que oponernos a entrar en este nuevo o un nuevo entorno que se parece a ese.

Después de que la Guerra Fría terminó formalmente el Consenso de Washington se hizo cargo con devastadoras políticas económicas en toda la región profundizando la división entre los pocos que entonces lo tenían todo y los muchos que no tenían nada hasta que la gente empezó a reaccionar y a oponerse un poco a todo esto y durante los últimos 20 años lo que hemos tenido en América Latina ha sido una lucha en la que entraron nuevos gobiernos, democracias populares con líderes que se parecían a su pueblo y que contrarrestaron este dominio corporativo de los EE.UU. tratando de encontrar un camino independiente, que abrió la puerta para la integración regional, pero también muy importante, para la integración con otras partes del mundo a lo que no estábamos acostumbrados.

China se convirtió entonces en un socio estratégico para América Latina porque no vino con esa mentalidad de la Guerra Fría, no se acercó a la región, Venezuela en particular, a nombre de la cual hablo, como propiedad, o como posibles colonias y buscó socios para el desarrollo y el crecimiento compartido y Washington resiente esto porque honestamente creo que no puede entender que puede haber otros conjuntos de valores en todo el mundo que no imiten los suyos. Los Estados Unidos nunca han mirado a América Latina como un socio estratégico sino que siempre lo han hecho desde una perspectiva imperialista y supremacista. En el siglo XIX, durante la lucha por la independencia de las naciones sudamericanas, Thomas Jefferson escribió sobre nuestros países diciendo que “esos países no pueden estar en mejores manos”, es decir, en las manos de la España colonialista, “mi temor es que sean demasiado débiles para sostenerlos hasta que nuestra población pueda estar lo suficientemente avanzada para obtenerlo de ellos uno por uno”. Así que esta idea de que somos propiedad de los Estados Unidos está arraigada en su historia y se convirtió en doctrina, se convirtió en la Doctrina Monroe y no se quedó en el siglo XIX, todavía está aquí hoy en día en que los dos Secretarios de Estado de Trump, Tillerson y Pompeo, han invocado la Doctrina Monroe, así como lo hizo Bolton cuando tenía un puesto, en particular para decir que querían invocar este principio para contrarrestar la presencia china en la región.

La cosa es que para nosotros se trata realmente de lo que la competencia geopolítica de los EE.UU. – esto es un asunto de autodeterminación. Nosotros en Venezuela, así como cualquier otra nación de América Latina, tenemos el derecho soberano de tener las relaciones que consideramos beneficiosas para nuestro pueblo y ninguna lógica de Guerra Fría debe tener una opinión diferente y esto es una cuestión de principios para nosotros.

Lo que es peor en esto es que vemos esta nueva Guerra Fría que se está construyendo en medio de la enorme crisis que los Estados Unidos está teniendo, y muchos de nuestros amigos han hablado de esto, pero nos enfrentamos a esta pandemia, se han perdido más de 145.000 vidas, más de 40 millones de personas han perdido su trabajo [25 de julio de 2020] y está afectando desproporcionadamente a los pobres, los discriminados racialmente, los sin techo, los trabajadores indocumentados, por lo que los Estados Unidos buscan de nuevo convertir esto en un asunto de amenaza extranjera y apuntan a China y, por cierto, no es sólo esta administración, sino que ves el discurso de la posible alternativa y todos están tratando de exacerbar esto, esta ‘amenaza siniestra’. Nos hemos alzado contra esta visión, nos hemos alzado contra esta visión de América Latina como propiedad de Estados Unidos, y estamos pagando el precio. Hay una constante guerra híbrida contra Venezuela con sanciones económicas ilegales con amenaza de intervención militar con intentos de aislamiento diplomático, feroz propaganda que habla sobre el proceso democrático venezolano. Y no hay un interés real en el bienestar de Venezuela o el pueblo de Venezuela, si lo hubiera, no habría bloqueo de alimentos, de medicinas, de gasolina, va hasta este extremo; a diferencia de lo que tenemos con China, donde con China tenemos una relación de cooperación principalmente una relación de respeto.

China ha sido un aliado clave para nosotros en esta crisis del Covid-19 y en medio de este bloqueo. Hemos recibido ayuda, ayuda técnica, tenemos equipos (de chinos) trabajando aquí en Venezuela para permitirnos elaborar nuestras políticas para hacer frente a esto, hemos tenido la ayuda que han ofrecido, la ayuda sólo esta semana con las vacunas a toda América Latina, por lo que es un concepto muy diferente de la Doctrina Monroe.

Nos gustaría tener una relación de trabajo con los Estados Unidos, una relación basada en el respeto, pero si vamos a empezar desde la Doctrina Monroe, alejándonos de la arrogancia y la agresión, pensar que somos su propiedad, su patio trasero, es simplemente imposible. Así que este es nuestro contexto en Venezuela, por eso tenemos que luchar contra esta nueva Guerra Fría.

Llamamos a todas las naciones, llamamos a todo el mundo, a todos los movimientos a defender la paz, a defender la estabilidad, a defender el derecho internacional. Tenemos verdaderos desafíos que debemos enfrentar juntos, enfrentamos planes para que nos quedemos sin recursos, tenemos pobreza que todavía podría ser revertida si estuviéramos de alguna manera centrados en eso y no en iniciar una nueva Guerra Fría, así que desde Venezuela, somos solidarios, esta es nuestra perspectiva y somos solidarios con todas las personas que luchan contra esta nueva Guerra Fría y decimos no a la guerra nuclear contra China o contra cualquier otro pueblo, estamos aquí por la paz y por las relaciones fraternales.

Muchas gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s